Fase visual: Limpio, muy brillante y transparente. Color oro rojo. Lágrima fina, marcada y lenta.


Fase olfativa: a copa parada se perciben toques anisados suaves en primer plano con un alto carácter afrutado (frutos del bosque, fresa, cereza, frutos rojos y casis).

Asimismo, son notables los toques minerales. Notas balsámicas con alguna nota especiada. No se aprecian aromas a hueso.


Fase gustativa: su dulzor es muy agradable, con un largo paso en boca y un retrogusto franco, duradero y muy confortable.

Presenta toques almibaradas, a fresa y melocotón, con una acidez baja y con una intensidad alcohólica moderada. Acidez justa. Buena integración del conjunto. Final persistente con agradables amargos. Fresco y ligero.

Resumen: Se trata de un Patxaran bien estructurado y armonioso. Se percibe un equilibrio de sabores y olores, invitando a volver a degustarlo. Los sabores de confitura le confieren una textura aterciopelada y el resultado en boca sorprende gratamente.